Aquella rambla reconvertida

La calle de Santa Florentina, antes de ser calle fue rambla. Una rambla que discurría entre la muralla de la ciudad y la tapia del convento de San Joaquín y por donde discurrían las aguas del Molinete.

Cuando a aquellas aguas se dio un mejor destino alcantarillado, se urbanizó la zona y comenzó a ser una calle que siempre se ha llamado de Santa Florentina (tomando el nombre de la rambla) salvo un breve paréntesis en una intentona municipal de llamarla de Jaime Cubedo, sin que lograra cuajar a nivel popular.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En esta calle estuvo, entre otras muchas actividades comerciales, el mercado municipal, a base de puestos ambulantes, y en muy malas condiciones de salubridad, hasta que se trasladó al actual edificio de Mercado y Lonja, al comienzo de la calle Juan Fernández, pero manteniendo el nombre de Mercado de Santa Florentina.

A esa frase popular que dice “yo no soy ni río ni rambla” puede sumarse también, desde el siglo XVIII, la calle de Santa Florentina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s