La Alameda de San Antón de Cartagena, sin álamos

La Alameda de San Antón es una de las más importantes vías urbanas de Cartagena, y no porque yo naciera allí, lo cual tiene aún más mérito 🙂 Es de las más importantes y también de las más luminosas ya que, debido a su orientación de sur a norte, el sol la habita desde el alba hasta el ocaso, cuando pone en su hermoso paseo central su momento más intimista. Ya sé que esto queda un poco cursi, pero es que la Alameda me puede.

Antigua vista de la Alameda desde la Plaza de España
Antigua vista de la Alameda desde la Plaza de España

Este bulevar tiene exactamente un kilómetro de longitud, extremo que pude comprobar viendo el mojón indicador de carreteras a su inicio en la Plaza de España y otro semejante donde muere la Alameda y se inicia el barrio castillo de su mismo nombre.

Seguir leyendo “La Alameda de San Antón de Cartagena, sin álamos”

Anuncios

Los números de 2015

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 17.000 veces en 2015. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 6 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

La Manga del Mar Menor, años 60, años 90

Que La Manga ha cambiado como pocos sitios en poco tiempo lo sabe cualquiera, pero verlo con ejemplos, comparando el mismo sitio con una diferencia de unos treinta años le hace a uno tomar conciencia de la locura cometida.

Estos son dos simples ejemplos de los cientos que hay. Veamos una foto de los años 60

LaManga-60
La Manga, años 60.

Y ahora veamos el mismo lugar en los años 90.

LaManga-90
La Manga años 90.

Tremendo ¿verdad?

Y ahora acerquémonos y veamos otro ejemplo más de cerca. Por ejemplo, el puente sobre la Gola de Marchamalo también en los años 60.

puente-marchamalo-anios-60
Puente de Marchamalo años 60

 

Ahora veamos el mismo sitio en la actualidad. ¿Qué tal?

puente-marchamalo-verano-2013
Puente de Marchamalo 2014.22

Aquellas retransmisiones del Efesé

Acabo de encontrar en una carpeta vieja, pero no polvorienta, que uno es muy pulcro, faltaría más, unos dibujos para anuncios de prensa de mitad de los años 80.

Son de las retransmisiones deportivas de los partidos de fútbol que jugaba el Efesé de entonces, el Cartagena FC. Esos partidos llegaron a tener el lujazo de ser retransmitidos hasta por cuatro locutores, cuatro. Y yo tuve el privilegio de hacer aquellos anuncios con las caricaturas de los mismos: Pepe Navarro, fallecido en 2009,  Paco Lasheras, también desaparecido, que firmaba sus trabajos como LH, Manuel López, una de las voces más bonitas y graves de la radio cartagenera, que nos dejó en 2007, y el entonces naciente periodista Manuel Ángel Balaguer, amigo mío, que afortunadamente sigue en activo y hoy dirige el diario digital Sportcartagena.es

Radiocadena Española Cartagena
Radiocadena Española Cartagena

Seguir leyendo “Aquellas retransmisiones del Efesé”

La muerte y el paraíso

Hace ahora 20 años que la muerte visitó mi casa una vez más. En aquella ocasión, en 1995, fue para llevarse a mi padre, tras una durísima agonía.

En aquellos días eternos, tristes, salados y amargos, mis hijos también defendían a su abuelo de la forma que sabían. La herramienta de mi hijo Jose, el mayor, era el dibujo. Hoy es dibujante en la revista El Jueves. Entonces, con trazos todavía ingenuos y en formación, lo que hacía era dibujar a su abuelo vivo, muy vivo, rodeado de aquellas cosas que le daban la vida precisamente: su perro Quirón, su gato Atila, sus caverneras… y su eterna bicicleta, aquella que limpiaba y mantenía en perfecto orden de revista aunque ya no la usaba hacía años porque su salud no se lo permitía.

El abuelo Paco
El abuelo Paco

No sirvió de nada aquel dibujo y la señora de negro se lo llevó.

No, no es cierto, sí que sirvió. Nadie muerte realmente mientras alguien lo recuerde, y aquel dibujo ayudó a mantener vivo su recuerdo. Hoy, por ejemplo, al encontrarme el dibujo y motivarme a escribir estas líneas en el blog hacen que reviva otra vez con fuerza.

Seguir leyendo “La muerte y el paraíso”

Cambiando bombillas, según el zodiaco

El horóscopo y el cambio de una bombilla

Hace mucho tiempo, cuando estudiaba astrología, circulaba una especie de cuento-chiste que ayudaba a retener conceptos básicos (tópicos todos) de cada uno de los signos del zodiaco. Y ese cuento giraba en torno a cuantas personas harían falta (todas del mismo signo zodiacal, claro) para cambiar una bombilla fundida.

He encontrado ese pequeño cuento entre mis viejos apuntes y he querido rescatarlo por si le interesa a alguien sonreír un poco. Para entenderlo hay que conocer algo de esos tópicos y estándares que se atribuyen a los signos: que si los Aries son egocéntricos y poco habilidosos, los Tauro son tercos, constantes y poco amigos de innovaciones; la dualidad de los Géminis (hoy se diría bipolaridad) y su capacidad para liar y embaucar a la gente; la sensibilidad y fragilidad de espíritu de los Cáncer; el complejo de superioridad de los Leo;  los Virgo y su meticulosidad e hiperanálisis; el carácter dubitativo e indeciso de los Libra; la desconfianza y tendencia al “mosqueo” que arrastran los Escorpio; el optimismo desbordante de los Sagitario; el egoísmo y pragmatismo de los Capricornio; la competitividad de los Acuario y su carácter mesiánico… o el despiste y atolondramiento de los Piscis, pobrecicos míos.

mujer-zodiaco

Bueno, empecemos, el juego era así:

Seguir leyendo “Cambiando bombillas, según el zodiaco”

Antología del Pedo

“Uno se cree 
que las mató 
el tiempo y la ausencia. 
Pero su tren 
vendió boleto 
de ida y vuelta. 

Son aquellas pequeñas cosas, 
que nos dejó un tiempo de rosas 
en un rincón, 
en un papel 
o en un cajón. 

Como un ladrón 
te acechan detrás de la puerta. 
Te tienen tan 
a su merced 
como hojas muertas 
que el viento arrastra allá o aquí, 

que te sonríen tristes y 
nos hacen que 
lloremos cuando 
nadie nos ve.…”

Eso dice el maestro Serrat en una de sus magistrales canciones. Y eso me acaba de ocurrir a mí. Estaba ordenando el trastero y me he encontrado una fotocopia de un breve folleto artesanal, escrito a máquina, porque entonces no había ordenadores, que cayó en mis manos cuando entré a trabajar en mi empresa hace ya muchos años, demasiados.

No lo había visto desde entonces, ni me había acordado de él. Nunca lo he oído ni visto en ninguna otra parte. Desconozco su autor. Pero me ha hecho sonreír igual que entonces me hizo. Es la “Antología del Pedo”

Seguir leyendo “Antología del Pedo”

Un regalo de Iker Jiménez

regalo_de_Iker

Un regalo del amigo Íker Jiménez

Nacho se ha ido a buscar a Arturo

Nacho ha ido a buscar a Arturo

Primero, el 5 de Febrero de 2012, y de repente, sin darnos tiempo a prepararnos, se fue Arturo, el rey, el líder . Luego, nueve meses después, en Septiembre del mismo año, y también rápido, se marchó Nacho a buscarlo.

Pequeño de tamaño pero gigante de valor. No era el líder porque no quería, le dejaba ese engorro a Arturo, que pensara el otro, que marcara el rumbo el jefe. Pero si había que defender algo ¡Ay, amigo…! Ahí estaba Nacho, dando un paso al frente. No había rottweiler, doberman o mastín que le tosiera. En cuestión testicular era talla XXXL.

chiquito-pero-maton

Chiquito pero matón
Seguir leyendo “Nacho se ha ido a buscar a Arturo”

Arturo, el corgi galés que nunca supo (ni quiso) dar la pata

Era un Corgi Galés de Pembroke. Nunca supo dar la pata. En realidad ni supo ni quiso, le molestaba mucho que se las tocaran y era casi el único motivo por el que enseñaba los dientes, aunque había algún otro; también se los enseñaba a las moscas pegajosas de verano que le molestaban, en su creencia ingenua de que así las asustaría y le dejarían tranquilo. Era inteligente, muy inteligente, el más inteligente de los que he tenido y tengo. Y era tierno y cariñoso.

 El-corgi-visigodo

Tenía un corazón muy grande, capaz de querer a todos los miembros de la familia, cercana o lejana, a los vecinos, especialmente a los niños, a los que buscaba para que le acariciaran. Quería a los que venían por casa con una mínima regularidad, fuesen el peluquero, el frutero, la limpiadora o quien fuese, y se encargaba de mostrarle su cariño todas las veces que viniera.

Seguir leyendo “Arturo, el corgi galés que nunca supo (ni quiso) dar la pata”